Gambito de dama, opinión

Gambito de dama,  crítica y opiniones sobre la serie

Calidad comercial: 6
Calidad artística: 5,5
Valoración del reparto: 5,5

Opinión corta

Gambito de dama es una serie televisiva, adaptación libre de la novela publicada en 1983 por Walter Tevis. En mi opinión, a los ajedrecistas les gustará más el libro, pero la serie consigue trasladarlo bien a la pantalla y, aunque no es una serie inolvidable, resulta agradable de ver si no te aburres cuando llegas al 4º capítulo.

Crítica amplia

Gambito de dama  se ha llevado a la pantalla con acierto; no era tan fácil hacer atractivo para el público en general la novela. Se trata de una gran producción en la que se ha invertido mucho dinero en producción… y, por tanto, también en su promoción, como suele ser habitual  en este mundo de la  televisión en stream.

Se recrea muy bien una época, sus ambientes, su vestuario… Se consigue un producto sólido. Otra cosa es que su calidad esté a la altura de la publicidad que se le ha dedicado.
Lo mejor de la serie son los tres primeros capítulos (y el último), aunque es posible que, de todas formas, se te hagan largos: no se cuentan tantas cosas en los 50-55 minutos que dura cada uno.  Pese a que el arranque del argumento en sí mismo es algo torpe, la historia se hace interesante en cuanto el protagonismo lo toma el asombro que va produciendo a su alrededor el talento de la chica para el ajedrez.

Ahora bien, cuando la chica ya se ha hecho un nombre en el mundo del ajedrez estadounidense, el argumento se embarulla y languidece. A partir del 4º capítulo se incorporan a la trama una vena melodramática (es adoptada)  y otra romántica.
La vertiente romántica del argumento se nos cuenta de un modo torpe e increíblemente confuso, hasta el punto de que, en el momento en que estábamos viendo la serie, no todos logramos acertar a quién se refería cuando en una escena alude a su amor secreto, platónico o verdadero.
La vertiente melodramática, todo lo relativo a sus padres adoptivos y, en especial, a su madre adoptiva, está también muy mal contada en la serie. Al melodrama se le añade una etapa de hundimiento en el alcoholismo de la protagonista, en teoría debido a todo lo anterior y a que pierde entusiasmo por el ajedrez. Repito, todo muy mal contado y aquí es cuando los capítulos de casi una hora se te hacen definitivamente largos.

En el orfanato, a las niñas se les suministraban «sustancias psicotrópicas»; cada noche las obligaban a tomar dos píldoras (luego solo una) y nuestra protagonista se enganchó a esa droga para toda su vida. Cuando empieza a jugar al ajedrez con el conserje, de noche, bajo los efectos de la sustancia psicotrópica sigue jugando mentalmente «visionando» el tablero sobre el techo de su cuarto.
Traigo esto a colación porque tiene relevancia para entender un absurdo detalle del final de Gambito de dama que los guionistas han desvirtuado y  que ha pasado desapercibido para los «críticos bienintecionados».
En los últimos capítulos,  se encierra en su casa, cae en el alcoholismo y no quiere saber nada ni del ajedrez ni de nadie. Tenía pendiente el reto de enfrentarse en Rusia a cierto maestro ruso. Finalmente, logra superar el alcoholismo y viaja a Rusia… Los guionistas de la serie nos venden esto como la gran victoria sobre sí misma… Pero tenemos el detallito de que para afrontar esas partidas vuelve a atiborrarse de la droga a la que seguía enganchada. ¡Solo cuando bajo sus efectos  es capaz de visualizar el tablero en el techo del salón en el que juegan es capaz de imponerse al maestro ruso!… Un detallito de nada…

Anya Taylor-Joy protagoniza Gambito de dama. Con el tiempo he aprendido que cuando los críticos afirman que una actriz es «hipnótica» quieren decir que tiene los ojos grandes, punto que en esta serie es acentuado, a veces  hasta la exageración, por el maquillaje (si se trata de un actor «hipnótico», entonces es que no parpadea ni mueve un músculo de la cara).
Anya Taylor-Joy no lo hace mal, pero yo no calificaría su actuación como extraordinaria. Aquí hay mucho trabajo de dirección de actores. Está «hipnótica» cuando simplemente se sienta a jugar y abre mucho los ojos para mirar fijamente al tablero o a sus oponentes. También interpreta bien la altanería de su personaje. Pero tanto en la parte melodramática como en la romántica, a las que hemos aludido, su interpretación es tan borrosa y confusa como el guion. Lo peor que interpreta, desde luego, es su fase de hundimiento en el alcohol: ahí no da la talla.

Por cierto, Anya, nació en Miami, hija de madre española y de padre británico-argentino.

El reparto que la acompaña es bastante discreto en general, voluntarioso, pero discreto. Su madre podría hacer más con un mejor guion. Como casi todos sus amigos y contrincantes, por lo demás. Solo en el caso del conserje, en los primeros capítulos, el guion está por encima del actor que lo interpreta.

En definitiva, Gambito  de dama es otro producto de temporada   de usar y tirar que nos han vendido; una serie que puede gustar a la mitad de la gente, con la que unos se entretendrán y otros no, pero que todos olvidaremos en un par de semanas y que nadie -salvo que sea ajedrecista- pensará nunca en volver a ver.

  • Título original: The Queen’s Gambit.
  • Año: 2020
  • Duración: 55
  • País: Estados Unidos
  • Dirección:  Allan Scott y Scott Frank.
  • Guion: Scott Frank .
  • Reparto. Actores y  actrices principales y secundarios: Anya Taylor-Joy, Thomas Brodie-Sangster, Bill Camp, Isla Johnston, Moses Ingram, Chloe Pirrie, Harry Melling, , Janina Elkin, Marielle Heller, Marcin Dorocinski, Patrick Kennedy, Matthew Dennis Lewis, Russell Dennis Lewis, Rebecca Root,  Murat Dikenci, Alexander Albrecht, Tatsu Carvalho, Michel Diercks,  Madeline Holliday, Christiane Seidel, Millie Brady, Akemnji Ndifernyan, Eloise Webb, John Hollingworth, , Alberto Ruano, Kyndra Sanchez, Sarah Schubert, John Schwab, Ricky Watson, Martin Müller
  • Productora:  Netflix.
  • Género: Drama.
  • Resumen del Argumento.
    Una niña huérfana aprende a jugar al ajedrez en el orfanato y resulta ser un prodigio en ese deporte.

GAMBITO DE DAMA, TRÁILER DE LA SERIE:

 

 

Salir de la versión móvil