The Good Wife, crítica

Calidad comercial: 6
Calidad artística: 4
Calidad de los actores: 6’5.

Opinión corta

Serie de abogados mezclada con culebrones y más culebrones de amor y de lucha por el poder para los amantes de este tipo de series..
Lees muchas «invitaciones» a creerte que  tal o cual temporada es la mejor; pero lo cierto es que la serie dura dos temporadas y media, hasta que pierde fuelle el culebrón central y todo pasa a consistir en una ridícula presentación, cada vez más disparatada, de la protagonista como «diosa del universo».
Para un público amplio de 40-45 años para arriba, amante sobre todo de los culebrones.

Crítica amplia

Una de las producciones televisivas más propulsada a golpe de millones desde antes incluso de que empezara a producirse. Cuando esos millones llegan a los tristes «críticos» cinematográficos de la era de internet, se convierten en centavos… Pero aun así la adornan con todo tipo de exageraciones.
¿Por qué es una serie vulgar?

  • Es desternillante la cantidad de veces que los «críticos» hablan de lo «elegante» (sic) que es esta serie… Y, en efecto, visten de un pijo deslumbrante. La producción (vestuario, ambientaciones, mobiliario..) es lo mejor de una serie en la que se hizo una inversión millonaria que a toda costa se tenía que recuperar empleando millones también en su propaganda…
  • Lo peor es la ridícula pretensión de que es una serie feminista, cuando está hecha solo  a mayor gloria de  la limitadísima actriz protagonista (y productora de la serie). Son humillantes para las mujeres -entre otras muchas cosas- sus idas y venidas en cuanto a su relación con su marido, así como su modo de «progresar».
  • Meter en una coctelera, agitada por abogados ricachones e incoherentes, su poquito de antirracismo, su poquito de feminismo, de pacifismo, de personajes homosexuales, de ecologismo o cualquier otro poquito, todo ello de un modo absolutamente superficial, incoherente y truculento, empieza a ser ya una señal inequívoca -no solo en esta serie- de profundo conservadurismo y zafio amarillismo.
  • La actriz protagonista, Julianna Margulies es la típica señora de mediana edad,  que entrevemos bajo  una buena mano de pintura,  protagonista  de otras series norteamericanas de profesionales: médicos, policías,etc. El problema aquí es que no transmite nada.  Con frecuencia está más preocupada por no mover nada por encima de la mandíbula inferior, para no mostrar arrugas, que por expresar algo. Por ejemplo, se puede comparar su expresión cuando entra en la cárcel su marido en el primer capítulo con la que pone cuando sale una vez en libertad condicional….¡la misma!.  Otras veces se dedica a hacer las muecas más desafortunadas en los momentos más inoportunos: le importa un bledo el sentido del guion.
    También desde que pasa a ser productora, de un modo lastimoso pone a todos los personajes a decir lo guapa que es, lo lista que es, lo buena abogada que…. Un momento que produce de un modo especial vergüenza ajena es cuando en la 4ª o 5ª temporada hace decir a su hijo: «¡Qué suerte tengo; tengo a la vez una madre maravillosa y una persona superinteresante…»
    La química entre ella y su marido el fiscal, es cero. Para los iletrados que exaltan  el feminismo de la serie, el «empoderamiento» de sus mujeres, hay que repetir, que la relación con su marido a partir del final de la segunda temporada es humillante y descalificadora.
    Es aconsejable escucharla doblada al castellano, porque con su voz original muchas veces es como si estuviera simplemente leyendo el guion.
    A partir de la tercera temporada Julianna Margulies se convierte también en  productora de la serie y eso subraya y precipita el inicio del declive de la serie. No hay actor o actriz cuyo personaje no se acabe intentando menoscabar a los ojos del espectador y que no acabe siendo puesto por debajo de la gran protagonista. Todo consiste ya en ver cómo ella sube y sube y sube, hasta un ridículo inacabable. En la 7ª temporada intentan otro camino y, ya zoombie, se ensañan con ella: mucha gente parece empujar la mano de Christine Baranski…
  • Entre los otros protagonistas se salva Josh Charles (hasta que le dejan , lol…). Pero el fiscal esposo de Julianna…; bueno, dicen que es actor en otras series y en algún capítulo parece esforzarse por parecerlo…
    En cuanto a Christine Baranski (que luego también encabezará The good fight),  es  Christine Baranski y hace de Christine Baranski, lo que le basta para dar el tipo.  Dios me perdone, pero su mejor papel lo hizo como madre de Leonard en The Big Bang Theory, parodiándose a sí misma.
    Su personal culebrón es igualmente inverosímil e incoherente…  Encabeza una línea argumental que nos deja un reguero de sonrojantes episodios de «romances» gerontológicos en la línea del decadente Clint Eastwood. Pese a que su personaje es torpedeado, en beneficio de la protagonista, desde la 3ª temporada, sus dotes interpretativas son uno de los pilares de la serie, aunque le pediríamos sobre todo que no ría, y menos a carcajadas: ¡asusta a los niños!
  • Los actores secundarios dan un nivel más alto, pero con muchas excepciones.  Destacan Alan Cumming (lo mejor de las 7 temporadas),  Rachel Brosnahan, Sarah Steele,a Michel J. Fox, Archie Panjabi, Ruth Eastman…
    Eso sí, en los dos o tres últimos capítulos de la primera temporada irrumpe la maravillosa Carrie Preston, bordando un delicioso y extravagante personaje que reaparece aquí y allá en las siguientes temporadas y en The good figth: ella sola se come a cualquier indocumentado que aparezca en los 200 capítulos de las dos series, aunque sus intervenciones también acaban haciéndose repetitivas.
    En los capítulos 5 y 6 de la sexta temporada, sin embargo, asistimos a lo mejor de toda la serie, un desternillante romance entre ella y ¡Kyle MacLachlan!, iniciado en algunos capítulos anteriores. El momento del beso…¡Hay que verlo, señoras y señores! Un momentazo de la historia de la televisión. Dándole la réplica a Carrie se reivindica el digno protagonista de Twins Peak, aquella patochada precursora de los timos a lo Perdidos.
    En los capítulos finales de la segunda temporada aparece por primera vez Keddi Gidish, una actriz que sí hubiera dado la talla como protagonista. Ella o muchas otras.
  • Se trata de hacer creer a los analfabetos funcionales de la pequeña burguesía (inclúyanse aquí la mayoría de los «críticos» de cine») que están ante un gran producto cultural y ayudarles a creerse diferentes del público de Sálvame .

Título original

Año

Duración: 45 minutos

País: USA

Dirección: varios

Guion: varios

Actores y  actrices principales y secundarios:
Julianna Margulies, Christine Baranski, Matt Czuchry, Archie Panjabi, Josh Charles, Alan Cumming, Chris Noth, Makenzie Vega, Graham Phillips, Mary Beth Peil, Zach Grenier, Matthew Goode, Jess Weixler, Michael J. Fox, Jerry Adler, Mike Colter,  etc, etc

Productora

CBS

Género.

Serie de culebrones y abogados

Resumen del Argumento

Culebrón sobre culebrón y casos de abogados. De interés variable, pero siempre tratados superficialmente.
Esos casos se entrelazan con diversos culebrones y con un argumento o culebrón principal en cada temporada. Cada capítulo suele mezclar tres ingredientes: culebrones amorosos, culebrones de lucha por el poder.. y un caso llevado a juicio.